Pedro Urdemales, el árbol de la plata_Talca(2015)

Pedro Urdemales es un personaje que nace en la baja edad media española y que fue traído junto a los conquistadores a Latinoamerica dónde ha perdurado en el imaginario y el folclor de los distintos países latinoamericanos.

En Chile esta muy arraigado a la identidad nacional  asociada al campo Chileno y al huaso predominante en la zona central y principalmente en el Maule (dónde según el primer texto que se tiene registro  del personaje habría nacido en la rivera del Río Maule), siendo parte de la tradición oral y escrita de la zona generando una identidad cultural como territorial.

 

El video es una exploración rudimentaria en el terreno de la animación y que tenía por objetivo adaptar algunas historias clásicas de este personaje, pero debido a los escasos medios con que contaba y a la gran cantidad de dibujos que necesitaba (y que no contaba con tiempo para realizar) se fue reduciendo hasta sólo adaptar de manera muy breve el cuento “El arbol de la Plata”

Las fotografías corresponden a distintos paisajes del Río Maule y una casona en San Luis de Alico, comuna de San Clemente.
El poema que sale en el video no es de mi autoría y fue sacado de internet, pero no logré volver a encontrarlo para poder referenciarlo adecuadamente.

A continuación dejo el cuento en el que fue inspirado este video.

EL ÁRBOL DE LA PLATA

Pedro Urdemales le había patraquiado a un viajero unas dos onzas de oro, que cambió en moneditas de a cuartillo. Más de mil le dieron, recién acuñadas, y tan limpiecitas que brillaban como un sol. Con un clavito le abrió un portillito a cada una y pasándoles una hebra de hilo, las fue colgando de las ramas de un árbol, como si fueran frutas del mismo árbol. Los cuartillos relumbraban que daba gusto verlos.

Un caballero que venía por m camino que por ahí cerca pasaba, vio desde lejos una cosa que brillaba, y metiéndole espuelas al caballo, se acercó a ver qué era. Se quedó con la boca abierta mirando aquella maravilla, porque nunca había visto árboles que diesen plata.
Pedro Urdemales estaba sentado en el suelo, afirmado contra el árbol. El caballero le preguntó:

— Dígame, compadre, ¿qué arbolito es éste?
— Este arbolito, le contestó Pedro, es el Árbol de la Plata.
— Amigo, véndame una patillita para plantarla; le daré cien pesos por ella.
— Mire, patroncito le dijo Urdemales, ¿pa’ qué lo engaño? Las patillas de este árbol no brotan.
— Véndame, entonces, el árbol entero; le daré hasta mil pesos por él.
— Pero, patrón, ¿que me ha visto las canillas? ¿Cómo se figura que por mil pesos le voy a dar un árbol que en un año solo me produce mucho más que eso?
Entonces el caballero le dijo:
— Cinco mil pesos te daré por él.
— No, patroncito, ¿se imagina su mercé que por cinco mil pesos le voy a dar esta brevita? Si me diera la tontera por venderla, no la dejaría en menos de diez mil pesos; sí, señor, en diez mil pesos, ni un chico menos, y esto por ser a usté .

Dio el caballero los diez mil pesos y se fue muy contento con el arbolito. Pero en su casa vino a conocer el engaño, y le dio tanta rabia que se le hacia chica la boca para echarle maldiciones al pillo que lo había hecho leso.

Mientras tanto, Pedro Urdemales se había ido a remoler los diez mil pesos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s